Javascript está deshabilitado

Javascript está deshabilitado en su navegador web.
Por favor, para ver correctamente este sitio,
habilite javascript.

Para ver las instrucciones para habilitar javascript
en su navegador, haga click aquí .
Camino Teror-Cruz de Tejeda-Teror (por el Barranco de La Mina)

Camino Teror-Cruz de Tejeda-Teror (por el Barranco de La Mina)

Camino Teror-Cruz de Tejeda-Teror (por el Barranco de La Mina)

27,46 km
06:30
Moderada
Si
1623,00 m
548,00 m
1837,00 m
1837,00 m

Este largo itinerario desde la Villa de Teror hasta el borde de la Caldera de Tejeda y retorno al lugar de salida, puede ser una apuesta para descubrir caminando dos comarcas contiguas de la isla de Gran Canaria, el noreste y el centro sur.

El camino se inicia con una subida continuada de algo más de doce kilómetros, que arranca en la misma fachada de la Basílica de Nuestra Señora del Pino de Teror. En la dirección que llevamos, se trata de un itinerario antiguo que hacían quienes llegaban como peregrinos desde más allá de La Trassierra, desde Tejeda, Artenara o Las Tirajanas.

La subida se realiza por el Barranco de Madrelagua, tributario del de Teror, el Lomo de La Rosa, sobre Valleseco, y la Caldereta de Valleseco, hasta alcanzar la Degollada de La Cruz Chica, a la vista de la Cruz de Tejeda y su caldera con el Roque Nublo como trasfondo.

La Caldereta de Valleseco es un conjunto volcánico formado por pequeños conos eruptivos aparecidos en los altos de esta comarca hace unos 18.000 años y cuyos materiales son los responsables de que Valleseco sea 'seco', un valle seco. El agua de lluvia corre bajo los materiales volcánicos de La Caldereta sobre los que se asienta la población y alguno de sus barrios y no en superficie.

Desde la Degollada de La Cruz Chica, hay que descender hasta la Cruz de Tejeda, nudo histórico de caminos insular. La ruta asciende luego hasta la Degollada de los Molinos, para llegar a la de Becerra, donde se gira a la izquierda para embocar el Barranco de La Mina.

Desde este barranco se obtuvieron las primeras aguas de abasto público de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a principios del siglo XVI. Una obra hidráulica acometida entre 1499 y 1502, una mina de agua, de ahí el nombre del lugar.

Después de serpentear por el barranco, se llega a la carretera general San Mateo-Cruz de Tejeda, para seguir descendiendo hasta justo debajo del barrio de Las Lagunetas. El camino de vuelta a Teror se encuentra en la fuerte pendiente de Los Cascajos, sobre una pista y un sendero que trasladan al caminante hasta Ariñez.

A partir de Ariñez, todo será descender camino de Arbejales, para llegar a Teror por la Cuesta Falcón.